Filosofía

Nuestra filosofía de escuela deportiva contempla todos los perfiles que pueden darse en un club deportivo.

  • Escuela base: una de las apuestas más claras de este proyecto, ya que está sección será la que vaya alimentando con su buen hacer el resto secciones y niveles. Sin duda contaremos con personal de máxima implicación donde las clases en pista sean una más de las aportaciones que se propondrán. Para alumnos de edades comprendidas entre los 4 y los 14 años.
  • Escuela general: para interesados mayores de 15 años que desean perfeccionar sus habilidades sin tomarse la competición con seriedad. Se formarán grupos de entrenamiento en función de 3 niveles: iniciación, intermedio y perfeccionamiento.
  • Escuela de competición: no distingue alumnos por edad estando orientada a jugadores/as de cierto nivel que buscan competir con regularidad en circuitos potentes, como los circuitos de la FAP absolutos y de menores, entre otros. Además de las clases en pista se incluyen servicios de seguimiento en competición y coaching en pruebas FAP de menores (y otras), asesoramiento en la búsqueda de compañero, evolución técnica, táctica y psicológica, …
  • Escuela de rendimiento (alta competición): la integrarán alumnos de nivel contratado que superen los mínimos establecidos por el cuerpo técnico y que persigan, principalmente, sacar lo mejor de uno mismo tratando de alcanzar su techo personal. Van aparejadas funciones de seguimiento y coaching (mínimo 3 pruebas/año), planificación de la temporada, fijación de objetivos y análisis de los mismos por periodos, orientación hacia la preparación física necesaria para desplegar lo mejor en cada momento, fortalecimiento mental con sesiones individuales/grupales, …

Los principios en los que se fundamenta nuestra escuela son los siguientes:

  • Es el cuerpo técnico quien valora y decide el nivel del alumno y en qué grupo encajaría bien.
  • De igual forma será la dirección técnica la que asigne el monitor a cada grupo de entrenamiento. No obstante, la idea es que cada grupo se enriquezca con gran parte del staff y aunque tenga asignado un monitor principal participarán otros monitores en el desarrollo deportivo de los alumnos.
  • Nuestra escuela debe caracterizarse por una actitud ejemplar de cada uno de sus integrantes, tanto responsables de la formación como de sus alumnos, ya sea mientras se entrena o durante la competición. Por supuesto, nada de faltas de respeto a compañeros, rivales o árbitros, malas prácticas con el material deportivo, etc.

En esencia se trata de disfrutar mientras se practica lo que gusta sin importar el resultado final.